ANNoticias

Baltimore y el conflicto étnico

baltimore conflicto étnico

 

 Por Fernando Trujillo 

“Rascad al hombre civilizado y aparecerá el salvaje”

Arthur Schopenhauer

La semana pasada la ciudad de Baltimore estuvo en los medios debido a una serie de disturbios, protestas violentas efectuadas en la ciudad debido a la muerte de un joven afroamericano a manos de la policía.

No vamos a analizar este detonante, este caso concreto, no vamos a decir si fue justo o si fue un caso de brutalidad policiaca, eso lo han hecho otras publicaciones. Lo que nos debe interesar es el aspecto social, el incendio que ha causado esta chispa: romper la ilusión de multiculturalidad, quitar la máscara a este dogma inquebrantable del Sistema y mostrar el choque étnico escondido tras capas de multiculturalismo.

Vemos la toma de las calles por parte de los afroamericanos, la destrucción de propiedades, la violencia vandálica, el incendio de autos y vemos a los blancos esconderse en sus hogares con el toque de queda.

Vemos a la policía antimotines, elementos del ejército llegar a contener a hordas de manifestantes negros violentos, vemos a los anglosajones escondidos en sus hogares, temerosos de salir en la propia ciudad que fundaron.Tras muchos años de que los medios decían que “el racismo estaba superado” o “ya no existe el racismo” este resurge con furia, con fuerza y con más odio que nunca.

Porque el racismo es algo que nunca terminara, por más derechos humanos, adoctrinamiento, negar su existencia, es algo que es parte de la naturaleza humana, está en el código genético, esa desconfianza hacia el extranjero, hacia un color de piel diferente es parte de ese instinto humano anterior a la civilización.

baltimore conflicto etnico 3

Hemos negado ese instinto, nos hemos vuelto creyentes del dogma del multiculturalismo y hemos creado una ilusión que se está desmoronando.

Estas revueltas no son algo nuevo en los Estados Unidos, hace unos años paso algo similar en Los Ángeles y recientemente con el homicidio de Trayvon Martin se temía que sucediera una ola de violencia y asesinatos raciales.

Muchos piensan que la liberación de O.J Simpson—cuando claramente era culpable—se debió también a motivos de esta índole, pues se quería mantener contentos a los afroamericanos.

Todos estos ejemplos nos hacen ver la fragilidad de la sociedad multicultural, de la farsa en la que viven las naciones occidentales.

Actualmente se vive el fenómeno que Spengler llama “La revolución de los pueblos de color” en el que estos han declarado la guerra a las naciones blancas.

Estados Unidos hace mucho dejo de ser una tierra de blancos, quien piense que los anglosajones son los dueños de ese país es que no sabe nada de lo que ocurre en realidad, solo cree lo que los medios de izquierda piensan.

Porque claro los grupos de izquierda apoyan a los afroamericanos de Baltimore (lo mismo hicieron en el caso Martin) porque ellos son “una minoría oprimida-segregada-pobre-victima-maltratados” y ahí está esa izquierda oportunista para dar su apoyo moral a su causa. Esta izquierda estadounidense que no sabe la problemática del hombre negro de los guettos (porque está conformada en su mayoría por blancos progres, hipsters, niños ricos de Beverly Hills que consumen cocaína en sus mansiones) sin embargo toma su causa como la suya por moda, por un sentimiento de culpa blanca.

Pero claro a los grupos de color no les importan toda esta burguesía progre ni la agenda multicultural de los gobiernos, para ellos las naciones occidentales son un botín en el que saben que tendrán derechos, vivienda, todo en bandeja de plata gracias a organizaciones de derechos humanos, grupos de izquierda y una oligarquía ambiciosa.

baltimore conflicto etnico 2

Lo que vimos en Baltimore es el choque de razas, una chispa del conflicto étnico ancestral que erróneamente creemos superado. Estados Unidos no es tierra de blancos, ni de negros, es un campo de batalla.

A principios de este año sucedió la matanza en la revista Charlie Hebdo que conmociono al mundo occidental, esto no es nada nuevo, la violencia racial contra los blancos se viene llevando a cabo en Europa desde hace años pero tras este hecho el mundo vio solo la superficie del problema para pasadas unas semanas olvidarlo.

Los disturbios en Baltimore y la matanza de Charlie Hebdo son síntomas de esta guerra étnica, de esta revuelta de los pueblos de color que en este momento azota a las naciones occidentales, los europeos esperan que el gobierno solucione esto, que el Frente Nacional llegue al poder para parar la inmigración masiva pero es el mismo gobierno el problema.

Los únicos que no están conscientes de este conflicto son los occidentales que viven tomándose sus selfies, viven predicando la tolerancia y los derechos humanos, preocupados por ser “open mind” y experimentar con su sexualidad al mismo tiempo que continúan pidiendo disculpas por sus “crímenes del pasado”.

Ahora este sistema político regido por oligarquías financieras, este sistema multicultural golpea a todas las razas por igual, arrebata las identidades de los pueblos, la inmigración masiva es un fenómeno que afecta a ambas partes, crea sociedades carentes de una identidad real de carácter tercermundista en donde el crimen, la sobrepoblación y la pobreza son parte de la vida diaria.

Lo que se está viviendo es una tercermundizacion a nivel global, eso está pasando en los Estados Unidos con Baltimore y ciudades como Detroid donde se puede ver claramente este fenómeno del que estoy hablando.

Lo que esos teóricos racistas “dementes” como William Pierce advirtieron hace años en libros, conferencias, sitios web se vuelve una realidad.

Lo de Baltimore es un prólogo a una escala de violencia racial más sangrienta, más violenta sin precedentes en Estados Unidos.

La historia se repite y hace unos doscientos años en Haití los habitantes negros se armaron contra la población francesa masacrándolos a todos, purgando todo rastro de sangre gala del país. Ese mismo horrible destino le puede deparar al mundo occidental.

Los gobiernos no van a solucionar nada, ni Le Pen, ni esos partidos de ultraderecha, la única alternativa es volver a la tribu.

Lo cierto es que el tiempo de las naciones, de los estados ha muerto, ha quedado en el siglo pasado y lo que retorna es el tiempo del tribalismo.

Abandonar la civilización, los gobiernos, reunirse en tribus, en clanes—como las gens romanas—en pequeños grupos bárbaros, cazadores, portadores de armas, familias tradicionales en Estados Unidos lo están haciendo, en Sudáfrica se encuentra Orantia como último bastión blanco.

La caída de la civilización occidental es algo inminente, los enfrentamientos raciales, la opresión del gobierno, la escala de violencia, el yihadismo es entonces cuando la tribu, el clan, el pelear por los tuyos, el formar grupos de supervivientes, el amor por las armas se convierten en la última defensa por sobrevivir.

La última alternativa es tribu o muerte, creer en salvar la civilización occidental es demasiado optimista, creer que vendrá un caudillo que hará despertar al pueblo es demasiado ingenuo, esos tiempos han terminado. El mundo del futuro pertenece al tribalismo.

The following two tabs change content below.
La Revista Digital 'Disidencia' es un blog nacionalista e Iberoamericano de Tercera Posición donde se comparten artículos sobre Cultura Occidental, Revisionismo Histórico, Política Internacional, Noticias, Medio Ambiente y Libros recomendados. Todo el material esta escrito por los miembros y colaboradores externos de El Ministerio de Propaganda.

Comentarios

comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Scroll To Top