ANNoticias

Hitler, el pintor; Un análisis de su legado artístico

Una muestra de la habilidad del pintor para crear espacios donde la dimensión se puede captar tan solo con acabados de color, como se puede ver en la parte inferior en el que el juego de tonos grises y blancos crea el efecto de profundidad. Un acuarela con un trazo delicado por debajo que permitió destacar la inmensidad de este edificio como una representación del arte como centro de una ciudad.

Una muestra de la habilidad del pintor para crear espacios donde la dimensión se puede captar tan solo con acabados de color, como se puede ver en la parte inferior en el que el juego de tonos grises y blancos crea el efecto de profundidad. Un acuarela con un trazo delicado por debajo que permitió destacar la inmensidad de este edificio como una representación del arte como centro de una ciudad.

Por Lucía Hernández Soria

La obra pictórica de Adolf Hitler es una travesía desde el romanticismo alemán al paisajismo del nacionalismo artístico, si bien el autor ha recibido críticas por su actividad política y su papel dentro de la cultura contemporánea, su obra no ha se ha evaluado en forma por alguien que tenga conocimientos sobre pintura, generando con esto contenidos de baja calidad argumentativa que se sostienen tan solo con la aversión hacia este personaje.

Acuarela sobre papel mojado, a pincel alzado sin trazo previo que le sirviera de boceto. Una escena campirana donde se pueden distinguir una figuras femeninas que delicadamente se sitúan frente al río.

Acuarela sobre papel mojado, a pincel alzado sin trazo previo que le sirviera de boceto. Una escena campirana donde se pueden distinguir una figuras femeninas que delicadamente se sitúan frente al río.

Así que inexpertos en cuestiones artísticas han señalado que las pinturas que realizó son “creaciones de una mente retorcida” utilizándolas para atribuirle diversos trastornos psiquiátricos e incluso algunas aberraciones sexuales, cabe descartar esto ultimo ya que una evaluación psicológica requiere de un estudio minucioso de la persona a través del encuentro directo y no de la proyección de una creación artística, aceptar esto como un hecho le restaría la objetividad a la interpretación de la imagen y su significado.

La mitificación acerca de su trabajo artístico se extiende a la ridiculización, subestimando la pieza por quien le realizó y no por su contenido, lo que ha convertido a sus obras en objetos personales en lugar de piezas artísticas, el trato requerido para una adecuada apreciación de este material es en el que el observador realiza un estudio de la pieza y la intencionalidad con la que se plasmó en ese momento determinado, no obstante que este ejercicio es subjetivo por el conocimiento previo que se tiene sobre Hitler, esto no implica que se pueda descubrir la esencia del mismo como un pintor importante.

Su estilo puede ser abordado desde la pintura romántica, debido a que las corrientes unificadoras que permitieron la consolidación del Imperio Alemán hicieron que este movimiento pictórico se desarrollase tardíamente,  aun cuando el romanticismo se tratara de un movimiento novedoso y de gran alcance este no llegó a las academias e institutos, porque fieles a la tradición seguían, lo dispuesto por el Emperador, lo que permitió que corrientes neoclásicas permanecieran vigentes durante más tiempo, sin embargo, el estilo fue seguido por aquellos que le consideraban innovador, radical y que con esta expresión confrontaban idealisticamente aquello que deseaban transformar de la sociedad de la época, mientras que los academistas se dedicaban a la representación de la opulencia, el artista romántico buscó en la sencillez de lo cotidiano la belleza de la forma y la línea.

Se ha dicho que Hitler fue rechazado de las academias artísticas por falta de talento, cuando la realidad es que la temática que manejaba dentro de sus acuarelas y bocetos era demasiado subversiva para los cánones estéticos del academismo formal y de los intereses culturales que estaban dirigidos como un recurso más del poder.

Degradado de colores a la acuarela que permite la creación de un paisaje, sin trazo previo, pincelada continua sobre papel seco. Se observan pequeños espacios en blanco que si bien parecen aleatorios estos son intencionales para dar efectos de luz.

Degradado de colores a la acuarela que permite la creación de un paisaje, sin trazo previo, pincelada continua sobre papel seco. Se observan pequeños espacios en blanco que si bien parecen aleatorios estos son intencionales para dar efectos de luz.

En los trabajos iniciales de Hitler se observa una técnica de trazo limpio en los estudios del desnudo femenino cuya composición se realizó a mano alzada con solo un tamaño de carboncillo, omitiendo un borrado posterior de los puntos de apoyo para el sombreado, una técnica muy apreciada dentro del romanticismo vienés. En el retrato converge una técnica de claroscuros que le da el efecto de brillantez en rostros y ropas, al darle una  tonalidad opaca al fondo, realzando la profundidad al mismo tiempo que mantiene la suavidad del rostro.

Posteriormente, el uso de espacios y la transición de luces es un tema que ocupa el interés del autor, llevándole a la elaboración de planos donde experimento con la percepción con trazos suaves y líneas fuertes que se contra posicionaban para dar efectos de volumen y distancia, la evolución de esta técnica di como resultado la dimensionalidad en su trabajo con acuarelas lo que provocó una transición de su técnica al paisajismo pero con una identidad diferente a la del romanticismo, durante este periodo los cambios políticos y sociales provocaron un retorno a la filosofía del naturalismo alemán lo que influyó en todos los niveles artísticos que rompieron con la tradición estética del formalismo y experimentaron una nueva conformación del arte que representa un grupo, es decir un nacionalismo artístico, que no debe de confundirse con la teoría política del mismo nombre, que hace que el autor retome aquello que esta a su alrededor como una fuente de inspiración primaria, son las ciudades, los bosques y los paisajes lo que nutriría este periodo en la obra de Hitler.

La idealización de la figura femenina como arquetipo de la patria es un tema frecuente en el nacionalismo pictórico, en donde la identidad de un pueblo se destaca con la forma de una mujer que más allá de una alegoría es la personificación de la patria. Germania es para Hitler la sublimación de sus ideales políticos, la aspiración de una transformación social llena de belleza y armonía que se muestra de una forma casi onírica. Germania es la representación de una ideología que transformaría a Alemania y que influiría de muchas maneras al resto del mundo. Conocer esta obra permite acercarse al pintor que existe en Hitler.

La idealización de la figura femenina como arquetipo de la patria es un tema frecuente en el nacionalismo pictórico, en donde la identidad de un pueblo se destaca con la forma de una mujer que más allá de una alegoría es la personificación de la patria. Germania es para Hitler la sublimación de sus ideales políticos, la aspiración de una transformación social llena de belleza y armonía que se muestra de una forma casi onírica. Germania es la representación de una ideología que transformaría a Alemania y que influiría de muchas maneras al resto del mundo. Conocer esta obra permite acercarse al pintor que existe en Hitler.

Destacan sus trabajos con una paleta de colores al natural con un uso de luces intenso para destacar formas y dimensiones, lo que contribuye a la identificación del autor aunado a la extrema soltura del trazo de remate que le da un acabado con perfeccionamiento, entre espacios libres que permiten el enfoque directo de la figura que se desea que resalte.

Una ejecución limpia de un bodegón de flores al natural, sobre un fondo neutro que crea un motivo de profundidad cuando se destacan los colores claros, en este caso el blanco tiene la propiedad de darle voluptuosidad sin que ello implique una perdida de la temática principal

Una ejecución limpia de un bodegón de flores al natural, sobre un fondo neutro que crea un motivo de profundidad cuando se destacan los colores claros, en este caso el blanco tiene la propiedad de darle voluptuosidad sin que ello implique una perdida de la temática principal.

Dentro de este estilo encontramos pinturas costumbristas, en las que se  enfoca en las actividades cotidianas y que son parte de la belleza de un lugar siendo los talleres y las zonas rurales donde se encuentran  hombres y mujeres que la faena diaria la realizan con agrado, en las que el trabajador toma el lugar principal sustituyendo a las familiares reales en lo que es una tendencia de reconocimiento a quienes aportaron para la construcción de Alemania, esto además inspiraría a Hitler para usarles de  modelos de lo que fue su noción de una época de grandeza en las que las personas disfrutaban de sus ciudades en una forma armónica.

Merecen una especial mención su único autorretrato autentificado, es parte de una acuarela en la que aparece como parte del motivo pero no es la figura principal, las características estéticas de este conjunto en el que se puede apreciar tonalidades yuxtapuestas para dar el efecto de movimiento, la delicadeza de esta pieza donde la soltura del pincel hace que se trate de un contexto casi etéreo para un retrato de sí mismo, en el que se trata de integrar con la idea general de la obra, es sin duda un trabajo intimo donde el artista proyecta que es para sí la pintura.

Paisaje costumbrista ejecutado en acuarela sobre superficie seca, el trazo es libre con un solo tono cuya profundidad se realizó con una carga más pesada de color en las áreas, lo que le da una composición balanceada que permite la observación de formas claras, tal es el caso de las vacas y la mujer que les cuida. Un brillante trabajo en el que la escena rural por su simpleza evoca los conceptos de belleza naturalista.

Paisaje costumbrista ejecutado en acuarela sobre superficie seca, el trazo es libre con un solo tono cuya profundidad se realizó con una carga más pesada de color en las áreas, lo que le da una composición balanceada que permite la observación de formas claras, tal es el caso de las vacas y la mujer que les cuida. Un brillante trabajo en el que la escena rural por su simpleza evoca los conceptos de belleza naturalista.

En las últimas décadas las obras de Hitler han ingresado al mercado de las subastas privadas aunque esto no implica su conservación, muchas de ellas han sido destruidas o alteradas como parte de exhibiciones modernistas tal es el caso de “Si Hitler hubiese sido hippie, qué felices seríamos todos” en la que Jake y Dinos Chapman en el 2008 compraran varias pinturas para modificarlas con “motivos hippies”, cabe mencionar que el movimiento “Young British Artists” al que pertenecían fue esporádico y que solo perfilo por la destrucción de grabados de Goya y demandas por el uso de animales vivos como material.

Se desconoce la cantidad de obras de Hitler, aunque registros militares indican que lo confiscado tras la Segunda Guerra Mundial excedía las 800, entre pinturas, dibujos y caricaturas, las colecciones privadas le han convertido en un artista de culto mientras que otros se afanan en desprestigiarle, pese a esto el conocimiento de sus producciones artísticas hacen que personas afines o no a su ideología política puedan disfrutar de un pintor que de haber continuado en esta línea habría de ser reconocido como uno de los más grande pintores de Alemania. 

The following two tabs change content below.
La Revista Digital 'Disidencia' es un blog nacionalista e Iberoamericano de Tercera Posición donde se comparten artículos sobre Cultura Occidental, Revisionismo Histórico, Política Internacional, Noticias, Medio Ambiente y Libros recomendados. Todo el material esta escrito por los miembros y colaboradores externos de El Ministerio de Propaganda.

Comentarios

comentarios

One comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Scroll To Top