ANNoticias

El arte de Lola Mora: Belleza, profundidad y heroísmo nacionalista

"La fuente de las Nereidas" es la obra cumbre de Lola Mora ejecutada de 1900 a 1903. Foto: Gino Lucas Turra

“La fuente de las Nereidas” es la obra cumbre de Lola Mora ejecutada de 1900 a 1903. Foto: Gino Lucas Turra

Por Lucía Hernández Soria

La tradición de la escultura clásica con espíritu argentino se hace presente en el legado de la artista Lola Mora, quien supo plasmar la belleza y la grandeza de la mitología griega, la delicadeza y profundidad del arte religioso y el heroísmo nacionalista en las obras dedicadas a su país.

Dolores Candelaria Mora Vega de Hernández, o simplemente Lola Mora.

Dolores Candelaria Mora Vega de Hernández, o simplemente Lola Mora.

Dolores Candelaria Mora Vega de Hernández, o simplemente Lola Mora, es una de las grandes escultoras a nivel mundial, aun cuando su trabajo fue criticado durante décadas por no representar ninguna de las corrientes modernas de la escultura y por mostrar demasiada libertad en lo que sería un academismo, sus contemporáneos no dudaron en clasificar su obra como un intento neorenacentista, sin embargo se encontraban errados al hacer estas afirmaciones, puesto Mora no se limitó a ser una copista y desarrolló un estilo propio, con carácter y una marcada línea de ejecución que hace que se reconozca su obra.

Las esculturas de Lola Mora tienen un singular terminado con bordes rudimentarios o con un excesivo detallado en el pulido, que se convierten en el sello de la artista, para muchos los primeros se tratan de un trabajo inconcluso pero el conjunto escultórico señala que están como los modelos que realizaba en su taller antes de ejecutar las obras monumentales.

El resto de los intereses de la artista también quedaron en su herencia cultural, como lo fue su actividad como urbanista y el que le valiera para ser reconocida como la primera mujer en Argentina que dirigió construcciones del ferrocarril, sobretodo en un tramo llamado “Tren a las nubes” y el cual se encuentra sobre la Cordillera de los Andes a más de 4200 metros de altitud, además de encargarse del diseño del primer proyecto subterráneo y colector subfluvial que sería una de las más grandes obras de drenaje en su país.

La fascinación que tenía por el movimiento, como se puede observar en sus esculturas, hizo que realizara experimentos para crear una especie de cinematógrafo que no llevó a la práctica por dedicarse a la invención de sistemas de explotación minera y de búsqueda de petróleo que comenzaron en su etapa de contratista.

“La fuente de las Nereidas” es la obra cumbre de Lola Mora ejecutada desde 1900 a 1903 , donde muestra la habilidad que poseía con una soltura fina que acompaña al perfeccionismo de las figuras, Venus levantándose espectacularmente con su belleza sobre las cabezas de las Nereidas, que según los relatos griegos simbolizan las bondades marinas y el esplendor del mundo acuático, que son acompañadas por una serie de tritones que detienen caballos que emergen de las profundidades haciendo una clara fusión de las leyendas greco-romanas.

Lola Mora (1903), esculpiendo Fuente de las Nereidas, en pantalones. Foto: Caras y Caretas

Lola Mora (1903), esculpiendo Fuente de las Nereidas, en pantalones. Foto: Caras y Caretas

Pese a que es una obra espectacular, tanto por sus dimensiones que superan los seis metros de alto y los trece metros de ancho, y por la destreza con la que fue realizada, fue controvertida y censurada por mostrar desnudos femeninos y el torso descubierto de hombres, se le señaló como inmoral y se trató de desprestigiar a Mora por la corta duración de su matrimonio con un hombre más joven argumentando que ella era homosexual y que su obra debía de ser retirada del público por incitar al libertinaje, trasladando la obra a un lugar menos concurrido para salvarla de las críticas que demandaron su destrucción porque la autora utilizaba pantalones cuando la estaba esculpiendo y se montó sobre algunas de las piezas por lo que hubo contacto con su cuerpo. La demanda de la sociedad conservadora que era incitada por los rivales de Mora hicieron que se minimizara su trabajo, aunque en años recientes se ha tratado de rescatar colocándolo en exhibiciones públicas como estaba pensado, solo algunas piezas de pequeño tamaño quedaron solo en su registro pero se desconoce su paradero aunque se supone que se encuentran en colecciones particulares, “La fuente de las Nereidas” se encuentra actualmente en el Barrio Puerto Madero frente a la entrada sur de la Reserva Ecológica de Buenos Aires.

The following two tabs change content below.
La Revista Digital 'Disidencia' es un blog nacionalista e Iberoamericano de Tercera Posición donde se comparten artículos sobre Cultura Occidental, Revisionismo Histórico, Política Internacional, Noticias, Medio Ambiente y Libros recomendados. Todo el material esta escrito por los miembros y colaboradores externos de El Ministerio de Propaganda.

Comentarios

comentarios

One comment

  1. Independientemente de las cuestiones morales, hay que saber apreciar el arte de la escultura y la pintura. La belleza clásica no es ofensiva para nadie excepto para los que no tienen sensibilidad alguna. Por dar un ejemplo, ¿no son lascivas las imágenes de Cristo con el torso desnudo? No hay que ser puritanos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Scroll To Top